#Tecnología | ¿Puede la inteligencia artificial generar mayor justicia?

0
2

Actualmente, la tecnología basada en inteligencia artificial está abarcando campos inimaginables, desde aportes en la medicina con estudios para diagnósticos tempranos, hasta en un sistema electoral donde la IA ayuda a analizar a los candidatos y proveer información precisa a los votantes.

Sin embargo, aún hay muchos escépticos con respecto a este tema, principalmente cuando se trata de aplicar IA en el sistema de justicia, muchos líderes e instituciones tienen interés en todo lo que la IA podría aportar al sistema judicial ¿podría ayudar a crear un sistema más justo?.

Panorama actual

Muchos afirman que el sistema judicial de Estados Unidos es uno de los más robustos del mundo, con una Comisión Judicial que se encarga de dictar las políticas a los demás tribunales federales.

Este organismo está compuesto por el presidente de la Corte Suprema y 26 jueces que representan la figura de autoridad en tribunales, correspondientes a tribunales de primera instancia y Tribunales de Apelación federales. A su vez también cuentan con un sistema judicial estatal para que cada estado cuente con un sistema centrado en sus propios casos de justicia basados en leyes estatales.

Debilidades

Cada una de estas estructuras cuenta con un rol y sabe lo que le corresponde hacer en el sistema judicial estadounidense, sin embargo, debido a lo amplio de estos sistemas se torna engorroso el manejo de información a la hora de decidir cuáles casos atender y los aspectos a tomar en cuenta.

De acuerdo con el especialistas,en el sistema de justicia actual los tribunales luchan por administrar grandes cantidades de información; del mismo modo los funcionarios judiciales e involucrados a menudo tienen que tomar decisiones complejas con poco apoyo.

El hecho de manipular demasiada información y un gran número de casos, genera del mismo modo que esta información obtenida no siempre sea la real.

Casos de error

El sistema de justicia estadounidense cuenta con una serie de casos que no son precisamente para enorgullecer. Se trata da fallos que prácticamente han condenado a inocentes por la poca precisión de la información presentada y por qué no, el poco análisis de los mismos.

Uno de estos casos es el hombre que puedes ver en la foto de arriba, que aunque a simple vista parecen la misma persona, no lo son. Se trata de Richard Anthony Jones un hombre que pasó 17 años detenido por error, su crimen: tener rasgos faciales similares a los de un delincuente.

Confusión de identidades

17 años después, el sistema de justicia logró identificar al “doble” de Anthony, un hombre que cometió un robo y se dio a la fuga.

Este hombre apodado “Ricky”, se dio a la fuga, pero los testigos reconocieron a Anthony como el autor intelectual del delito.

El fallo del sistema judicial

A pesar de no encontrar pruebas y coincidencias en su ADN que señalaran a Anthony como responsable, varios testigos lo identificaron como culpable tras una serie de fotografías que mostró la policía.

No fue sino hasta que una organización detectara que no se trataba de Ricky, sino de Anthony, el hombre acusado injustamente por su increíble parecido.

Una vez determinado que no se trataba de la misma persona, el juez confirmó que los procedimientos de hace 17 años atrás no fueron los mejores. Anthony fue liberado y como “reembolso de su libertad” se le ofreció un millón de dólares

¿Podrá eso pagar 17  de años de vida en prisión?.

Craig Coley, de 71 años y residente de Simi Valley, California, también fue víctima de esta imprecisión judicial y permaneció 38 años en la cárcel, luego de que se le acusara por error del asesinato de su expareja y su hijo en 1978.

Finalmente en noviembre de 2017, Coley fue liberado luego de que las pruebas de ADN demostraran que no estaba vinculado con el caso. Ahora recibirá US$21 millones de indemnización.

¿Qué puede hacer la IA por el sistema judicial?

Como podemos ver, aún existen brechas en el sistema judicial que pueden encarcelar a una persona por error y por la poca manipulación de la información.

La inteligencia artificial podría hacer que los tribunales civiles sean más accesibles a las personas, ya que los algoritmos y herramientas basadas en aprendizaje automático y el big data podrán analizar y recabar cualquier volumen de información y ayudar a identificar y analizar de forma óptima.

Gracias a esta tecnología, se podrían identificar patrones, algunas anomalías, como estas inconsistencias en el ADN de Anthony y Coleigh, además de clasificar y redactar los casos.

Asimismo, la Big Data también podría ayudar a analizar los crímenes, puesto que no solo se alimenta de fuentes privadas como las de la policía, sino también de otros datos que puedan ser encontrados públicamente en la web, es más probable que consiga una cantidad de información detallada que permita conocer a un criminal, sus costumbres y sus posibles reacciones antes de que ocurran.

La IA podría ser de gran ayuda para la Corte Suprema que se encarga de centralizar los casos, solo por mencionar una de sus utilidades, pero no todo es color de rosa.

Sesgos de error de IA

La IA podría monitorear y reconocer acusados gracias a los sistemas de reconocimiento facial, apoyar decisiones de sentencia y libertad bajo fianza, así como entrenar redes neuronales que ayuden a evaluar mejor la evidencia.

Sin embargo, esta tecnología siempre se encuentra en constante avance y desarrollo, han habido casos de entes judiciales que aplican sistemas de reconocimiento facial que aún no son tan precisos a la hora de determinar culpables.

Detalles como color de piel, rasgos faciales podrían sin duda identificar a un inocente como culpable, como ha ocurrido en pruebas recientes de Rekognition, la tecnología de reconocimiento facial de Amazon que está siendo utilizada por entes oficiales en EE.UU.

El futuro de IA en el sistema judicial

Si bien falta mucho para contar con un sistema judicial modelo y la implementación de la inteligencia artificial en el mismo, existen aplicaciones actualmente que nos hacen pensar que los interesados están cada vez más cerca del objetivo.

En Australia, un equipo de expertos en inteligencia artificial y abogados han comenzado a desarrollar el sistema Split-Up, para utilizar el razonamiento basado en reglas junto a redes neuronales para predecir los resultados de disputas de propiedad en divorcios y otros casos de derecho de familia.

En Maryland, Matthew Stubenberg del Servicio de Abogados Voluntarios de Maryland, creó un conjunto de herramientas para detectar los problemas de los clientes de su organización, incluidas facturas vencidas y antecedentes penales que podrían ser eliminados.

Reino Unido, está implementando un sistema que se conoce como “Mapa de crimen predictivo” que utiliza Big Data para reconocer las zonas más propensas a que se cometan delitos.

Estados Unidos también ha aplicado la potencia de la Big Data en varias ciudades, en la ciudad de Los Ángeles los robos y crímenes violentos se redujeron entre 30 y 10%.

Para Estonia el futuro es hoy

Para Estonia, la inteligencia artificial es mucho más que una herramienta que ayudará a optimizar y mejorar el sistema judicial, puesto que está apostando por hacer que la IA pueda ser el juez y no solo la herramienta.

El caso estoniano plantea y desarrolla la idea que que robots puedan actuar como jueces virtuales, basados en inteligencia artificial.

Cabe destacar que este programa de IA, plantea jueces robots que puedan tomar decisiones en casos menores, esto sin duda ayudaría a gestionar el papeleo, la toma de decisiones y hace que los servicios judiciales sean mucho más eficientes.

Ott Velsberg, director de datos de Estonia, fue contratado para diseñar una IA que se encargue de resolver los casos acumulados en la Corte, esta inteligencia artificial sería capaz de analizar la documentación presentada por las partes y emitirá una sentencia.
De esta forma, Estonia busca atender decenas de casos atrasados que los jueces y secretarios judiciales no pueden hacer frente actualmente.

Velsberg de 28 años, dice que implementar IA es crucial y afirma: “A algunas personas les preocupa que si reducimos el número de empleados públicos, la calidad del servicio se verá afectada. Pero el agente de inteligencia artificial nos ayudará”.

A pesar de ser un país de 1,3 millones de habitantes, Estonia cuenta con grandes avances y aplicaciones en el campo de IA, ayudando a automatizar las funciones gubernamentales.

Como es de esperarse, esto ha reducido el número de empleos en el gobierno, no obstante, en ese país también desarrollaron una aplicación que toma los currículums de los trabajadores despedidos se introducen en un sistema de aprendizaje automático que combina sus habilidades con los empleadores, de esta forma les ayuda a conseguir un empleo adecuado.

Fuente: tekcrispy.com

QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA