#Salud | La delicada potencia del kiwi

0
2

El kiwi es mucho más que un adorno en un plato. Esta pequeña fruta, con su andrajoso abrigo de piel, es realmente un tesoro de riqueza nutritiva. Originaria de China, fue popularizada por los agricultores de Nueva Zelanda, por lo que a partir de entonces se le conoció con ese nombre, el mismo del ave que es el símbolo nacional de ese país.

Una de sus propiedades más valiosas es que contiene el doble de vitamina C que la naranja y más fibra que la manzana. Un kiwi, en comparación con otras frutas, tiene la particularidad de que su contenido de vitamina C es muy estable y aunque pierde algo después de la recolección, el 90% permanece hasta seis meses luego de su almacenamiento.

Es también especialmente rica en potasio, mineral del que las dietas occidentales, con un alto contenido en sodio debido a los alimentos procesados, pueden carecer en forma alarmante. La falta de este mineral, esencial para todas las células, puede producir hipertensión, depresión, fatiga y malas digestiones. Un kiwi aporta aproximadamente 250 mg de potasio y solo 4 mg de sodio.

Que esté blando

kiwi

Tenga siempre presente cuando los compre, escoger los que estén suficientemente blandos como para ceder ante una suave presión. Pueden guardarse en la nevera y deben pelarse justo antes de comerlos.

El contenido en fibra de los kiwis y su tipo específico de mucílago los convierte en un laxante excelente y extremadamente suave. Aparte, poseen una enzima denominada actinidina, que ayuda a hacer la digestión y cuyo efecto es parecido al de la papaína que se encuentra en las lechosas (papayas).

En líneas generales, estamos ante una fruta que es buena para el sistema inmunitario, la piel y los problemas digestivos. La manera de consumirla es cruda; es decir, corte la parte superior del kiwi, como si se tratase de un huevo duro, y cómaselo con una cucharilla.

También le puede interesar: La cúrcuma, una especia saludable

Fuente: cocinayvino.com

QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA